“El marketing de guerrilla” es una estrategia publicitaria que utiliza técnicas poco convencionales y que requieren una inversión mínima para conseguir la máxima difusión a través de ellas.

El marketing de guerrilla puede ser una herramienta de gran valor para potencializar la comunicación entre la empresa y su público objetivo. Debe sorprender y provocar que las personas que la presencien la compartan, hablen con otros de ellas y finalmente le den esa “publicidad gratuita” que cualquier marca quiere.

Tipos de marketing de guerrilla:

1. Ambiente: Se trata de apropiarse de un espacio, sea interior o exterior, y darle un toque diferente. No se trata simplemente de ubicar un anuncio, sino de hacer algo que voltee miradas y sorprenda al público.

2. Performance: Consiste en emplear actores para poner en marcha una puesta en escena. Una forma de performance son los famosos “flashmobs”, en los que un grupo de personas aparecen “de la nada” para realizar una acción inesperada.

3. Viral: Existen acciones de marketing de guerrilla creadas principalmente para el mundo digital, como el Ice Bucket Challenge (el reto del cubo de hielo), que se creó para llamar la atención sobre la enfermedad del ELA en 2014.

4. Experiencial: El objetivo en este caso es involucrar directamente al público e interactuar con él.

La creatividad es el recurso más importante cuando de marketing de guerrilla se trata. Así que atrévete a hacer cosas diferentes que le brinden un valor agregado a tu público.